Descarga el manual comercial

Los morteros utilizan en su composición, un conglomerante hidráulico (cemento o cal), es decir, materiales que endurecen en presencia de agua.

Si por acción de altas temperaturas, el mortero pierde agua antes del endurecimiento, el material de agarre no adquiriría la resistencia demandada.

Para que esto no suceda, es recomendable humedecer previamente el soporte con el fin de refrescarlo y reducir el grado de absorción de agua de este.

En cualquier caso, no es recomendable el empleo de endurecedores hidráulicos (cemento o cal), cuando la temperatura supera los 35º (medidos en el soporte).

La acción del frío sobre un mortero, durante su fraguado y endurecimiento, retarda o incluso anula la hidratación de los componentes activos del cemento o la cal.

Si el frío es intenso, incluso puede provocar la helada del agua de amasado, destruyendo las resistencias mecánicas del mortero.

Para trabajar en estas circunstancias, se deben tomar las siguientes precauciones:

  • Mantener almacenados los envases de producto al abrigo de la intemperie.
  • Calentar el agua de amasado hasta los 40ºC aprox.
  • Proteger con plásticos o lonas el mortero ya aplicado.
  • Se puede utilizar un anticongelante específico, siempre y cuando se dosifique según las instrucciones recomendadas por el fabricante.
  • Como norma habitual, no es aconsejable trabajar en épocas muy frías o con temperaturas inferiores a 5ºC.

Uno de los requisitos básicos a la hora de utilizar un adhesivo para cerámicas (cemento cola), es que los soportes deben estar limpios, secos, estables y sobre ellos, aplicar, con la ayuda de una llana dentada, el adhesivo correspondiente.

Los adhesivos de última generación, permiten trabajar en grosores máximos de hasta 15 mm.

Si este fuera el caso, podría hacerse sin mayor problema.

Si por el contrario fuera necesario regularizar el soporte con espesores mayores, es recomendable regularizarlos previamente con un mortero específico para tal fin.

Por otro lado, el hecho de aplicar más cantidad de adhesivo de agarre, no va a asegurar una mayor adherencia, ya que aumentará la retracción del mortero y disminuirán sus prestaciones.

No hay una regla exacta.

Una vez extendida la pasta sobre el soporte, hay que tener en cuenta, que existe un tiempo después del cual, se forma una película superficial.

Esta película impide que se produzca una correcta humectación de la cerámica y por lo tanto que haya una buena adherencia entre el adhesivo y la cerámica en cuestión.

Existen varios factores que aceleran el proceso:

  • Excesivo calor.
  • Soporte con una elevada porosidad.
  • Mucho viento.

Resulta pues muy importante, vigilar el estado de la pasta ya aplicada. Si se apreciara esta película, bastará simplemente con volver a pasar la llana dentada y nunca humedecer la pasta, ya que nos encontraríamos ante la formación de una película de agua anti adhesiva.

Los adhesivos específicos para colocar cerámicas de baja absorción y piedras naturales o reconstituidas, únicamente se adhieren de forma química y no mecánica. Esto significa que las piezas cerámicas, al carecer de porosidad, no pueden penetrar en ellas los finos filamentos del cemento.

En consecuencia, la adherencia de estas piezas se hace de forma química y no mecánica. Al no poder penetrar en la pieza, esta adherencia se produce superficialmente, pero ello no significa que no se obtenga los elevados datos de adherencia.

Uno de los requisitos indispensables en la colocación de cerámica, es que el soporte ha de ser estable.

En el caso de los dos sistemas de impermeabilización de los que hace mención, muestran coeficientes de dilatación muy distintos a los que podría presentar cualquier adhesivo cementoso, incluso en caso de adhesivos altamente deformables (tipo S2).

Para evitar esto, se recomienda no aplicar el adhesivo directamente sobre la impermeabilización. Siendo la forma correcta, colocar una lámina textil (para evitar los punzonamientos) y posteriormente una solera de mortero u hormigón.

Es de vital importancia que la piedra esté limpia (lavada) y seca.

Se recomienda lavar y extender la piedra en redes sobre una superficie seca, moviéndola de vez en cuando para su completo secado, antes de la proyección de ésta.

Que la piedra esté húmeda o sucia,provocará problemas en el acabado final del revestimiento monocapa, puesto que nos aparecerán carbonataciones debidas a que la humedad de la piedra proporcionará el ambiente necesario para que las sales intrínsecas de los productos cementosos migren hacia el exterior, apareciéndonos en forma de manchas blancas perturbando el acabado final.

Son las denominadas carbonataciones.

Los revestimientos que contienen en su composición cemento o cal, al aplicarlos en tiempo frío o húmedo, corren el riesgo de que, algunos días después de su aplicación, aparezcan unas manchas blanquecinas en su superficie.

Estas manchas están provocadas por la aportación y deposición continua de sales solubles en agua sobre la superficie del revestimiento.

Dichas sales son intrínsecas e indispensables para el correcto endurecimiento del revestimiento.

Cuando el revestimiento seca lo suficientemente rápido, las sales se quedan en su interior. En este caso la carbonatación no es visible.

Estas manchas no perjudican en cuanto a las prestaciones del revestimiento. Sin embargo alteran claramente el aspecto estético del mismo; sobre todo cuando se utilizan revestimientos de colores oscuros.

Por todo ello, se debe evitar trabajar en tiempo frio o lluvioso, y cuando esto ocurra, es aconsejable proteger los paños de trabajo, tanto de la lluvia, como del frío.

Es una patología típica en los revestimientos.

Las fisuras se originan por el movimiento de los materiales.

Estos movimientos se pueden producir por causas mecánicas (ej. movimientos estructurales), higrotérmicas (ej. tiempo caluroso y seco) y químicas (ej. aparición de sales).

Cuando los materiales que trabajan juntos en un elemento constructivo, tienen movimientos equivalentes, éstos no afectarán al comportamiento del conjunto.

A grandes rasgos se pueden clasificar las fisuras según los siguientes tipos:

  1. Fisuras o grietas escalonadas en redientes.

Se trata de fisuras o grietas con tramos rectilíneos, quebrados en ángulos rectos coincidentes con la geometría de las piezas que forman el soporte del revoco.

Su origen está en el movimiento relativo de los ladrillos o bloques constituyentes de la fábrica, a través de las juntas de mortero como elemento de menor resistencia.

Ha de solucionarse siempre el problema de fondo.

  1. Fisuras ramificadas.

Son aquellas que parece que parten de un centro y se van extendiendo radialmente.

La causa principal de estas fisuras es una falta de adherencia entre el revestimiento y el soporte, llegando incluso a ahuecarse.

Para evitar dichas fisuras, se recomienda preparar adecuadamente la base, debiendo estar limpia y ser lo más homogénea posible, antes de aplicar el revestimiento.

  1. Fisuras en forma cuarteada.

Estas fisuras no tienen una dirección determinada, suelen ser fisuras con una dirección caótica.

Estas fisuras se producen por la retracción debida a la desecación hidráulica.

Para evitar estas fisuras se debe realizar un buen curado del mortero, mediante riegos abundantes durante el fraguado y vigilar la falta de hidratación y en consecuencia, las fisuras de retracción.

  1. Otras Causas

Diferencias importantes de elasticidad entre el soporte y el revestimiento, pueden producir importantes movimientos, que el revestimiento no sea capaz absorber.

Se debe hacer un estudio previo de las diferencias de coeficiente de dilatación de soporte y del revestimiento.

Otra de las causas que origina las fisuras es no respetar las juntas de dilatación del soporte.

Para que esto no suceda, se deberá utilizar una malla de fibra de vidrio para armar la parte de la junta y hacerla coincidir con la zona donde irán los junquillos.

Así mismo es conveniente utilizar una malla de fibra de vidrio para que absorba los movimientos estructurales en las zonas donde más tensión se acumula.

 

 

 

Los hormigones presentan una superficie muy lisa, de aspecto vitrificado, con poca porosidad, que impide una buena adherencia de los revestimientos minerales, como los morteros monocapa, que actúan mediante una adherencia mecánica.

Con la adición de resinas sintéticas a los morteros, o bien, mediante la aplicación de un puente de unión conseguiremos la adherencia química necesaria para obtener un buen agarre sobre las superficies lisas o sin porosidad, como es el caso del hormigón liso.

Tanto GECOL Látex como adición a los morteros, o GECOL Primer-M como puente de adherencia, son los productos idóneos para la ejecución de estos trabajos.

En los denominados puntos singulares, los cuales corresponden con zonas en las que se acumulan tensiones derivadas de la obra, y que pueden ocasionar la fisuración del revestimiento (uniones de distintos materiales, ladrillo-hormigón, forjados, pilares, cajas de persianas, marcos de puertas y ventanas, etc.).

El tratamiento que se debe dar a estas zonas consiste en incorporar en ellas una malla, para armar y reforzar el conjunto, que resista las tensiones sin fisurarse.

El tipo de malla que se debe utilizar para ser eficaz debe tener una luz de 10×10 mm, ser resistente a los álcalis y soportar las agresiones del cemento.

Siempre que vayamos a utilizar un mortero de revestimiento, es preciso hacer un estudio previo del estado del soporte, puesto que con el transcurso de los años, las fachadas se deterioran.

La continua exposición a las inclemencias meteorológicas (lluvias, heladas, cambios bruscos de temperatura, contaminación, etc.), produce el envejecimiento natural en los soportes.

También es preciso conocer las características y comportamiento de los materiales que las forman (ladrillo, piedra natural, morteros de cal o de cemento, etc.), para realizar una elección adecuada del nuevo revestimiento.

Se recomienda un saneado completo de la mampostería, vaciando las juntas y eliminando todos los elementos degradados, lavando con agua a presión para limpiar la superficie del soporte hongos, polvo, restos de pintura, partes degradadas, etc.

Seguidamente, regularizar el soporte con GECOL Sec silíceo cal para obtener una planimetría correcta previa a la aplicación del nuevo revestimiento.

Sobre soportes muy absorbentes y/ó fácilmente disgregables es imprescindible aplicar una capa de imprimación con GECOL Primer-TP diluido 1:3 en agua, a modo de consolidante y tapa poros.

Por último utilizar GECOL Revoco cal para obtener el acabado deseado.

Los morteros de cal se adaptan perfectamente a las peculiaridades que presentan los soportes antiguos, ofreciendo un revestimiento altamente decorativo para todo tipo de fachadas e interiores, así como para la restauración de antiguas construcciones y edificios emblemáticos.

Perfectamente.

La termo-arcilla es un material cerámico de arcilla aligerada que ofrece muy buenas prestaciones térmicas y acústicas.

Debido a su composición y morfología, es necesario adoptar una serie de precauciones para la aplicación de un mortero de revestimiento.

Por su elevada porosidad, es conveniente humedecerla previamente, sobre todo en tiempo caluroso o con viento seco y colocar malla de fibra de vidrio en las uniones de los bloques con otros materiales (pilares, forjados, dinteles, bloque, etc.), recubriendo 20 cm como mínimo a cada lado de las uniones.

Se recomienda dar una primera capa de 4 a 5 mm a modo de imprimación para evitar la aparición de espectros (manifestación del bloque de termo-arcilla a través del revestimiento).

A continuación, aplicar una segunda capa de aproximadamente 1cm encima de la anterior, siempre comprobando que la primera capa tiene una consistencia adecuada. Si esto no sucede, recomendamos humedecer el soporte.

Por último aplicar GECOL Revoco o GECOL Monocapa (en cualquiera de sus gamas) siguiendo en todo momento las instrucciones de colocación marcadas en su Ficha Técnica.

Los soportes de hormigón celular, por sus características técnicas de baja densidad y bajo peso unitario, presentan una elevada porosidad, que puede ocasionar la deshidratación o rápida absorción del agua de amasado del mortero de revestimiento impidiendo el correcto desarrollo de las prestaciones mecánicas del mismo.

Para ello se tendrán que realizar una serie de actuaciones previas como humedecer el soporte (sin llegar a saturarlo) y dejar secar.

A continuación, utilizar la imprimación GECOL Primer-TP diluida 1:3 en agua, como regulador de absorción y seguidamente colocar una malla de fibra de vidrio en las uniones de los bloques con otros materiales (pilares, forjados, dinteles, bloque, etc.), recubriendo 20 cm como mínimo a cada lado de las uniones.

Se recomienda dar una primera capa de 4 a 5 mm a modo de imprimación para evitar la aparición de espectros (manifestación del bloque de hormigón celular a través del revestimiento).

A continuación, aplicar una segunda capa de aproximadamente 1cm encima de la anterior, siempre comprobando que la primera capa tiene una consistencia adecuada. Si esto no es así, es recomendable humedecer previamente.

Por último, aplicar GECOL Monocapa premium, siguiendo todas las instrucciones de colocación marcadas en su Ficha Técnica.

Este tipo de producto, es el ideal ante un soporte de las características del hormigón celular, ya que se trata de un material ligero, que se adapta perfectamente al soporte y contribuye al aislamiento térmico de la fachada.

Siempre se debe comprobar el soporte sobre el cual vayamos a realizar nuestro trabajo.

En el caso de los morteros realizados in situ, la mayoría de las ocasiones son muy pobres en cemento, lo que nos lleva a que sea un soporte con una porosidad elevada y falto de resistencia.

Un soporte muy poroso, puede provocar una rápida desecación del mortero monocapa, generando perdida de resistencia, ahuecamientos, fisuras, así como una importante disminución de sus propiedades físicas.

Por todo ello se recomienda, sobre soportes con una elevada porosidad o faltos de resistencia, el empleo de una imprimación con GECOL Primer-TP.

Los junquillos, además de ofrecer múltiples soluciones estéticas, sirven para planificar y separar los diferentes paños de trabajo.

Las distancia entre junta de trabajo viene fijada por la superficie de paño que puede ser aplicada de una vez, siendo la separación máxima recomendada entre juntas de 2,5 m x 7 m.

Por otro lado, los morteros de revestimiento (monocapas, revocos de cal, etc.) no permiten “empalmes”, por lo el empleo de junquillos es la solución más adecuada, evitando en todos los casos destonificaciones, parches y empalmes, etc.

Los morteros de albañilería, según la normativa vigente, están diseñados para la realización de fábricas de albañilería (fachadas, muros, pilares, tabiques), rejuntado y trabazón de albañilería. Por lo que a la hora de enfoscar o revocar nos presentan una serie de problemas no previstos debidos a su rápida desecación, fisuras de retracción, falta de adherencia y dureza superficial, etc.

Para evitar todos estos inconvenientes y en pro de una correcta ejecución de un enfoscado o revestimiento, GECOL ha diseñado productos específicos como GECOL Monocapa premium, GECOL Monocapa GECOL Revoco.

Hay que tener en cuenta la necesidad a la que da respuesta este producto.

La función que realiza GECOL Grout es puramente de anclaje de maquinaria y de relleno.

Para poder conseguir un fortalecimiento de la unión entre el mortero y el elemento metálico que se debe fijar a este, se le confieren propiedades ligeramente expansivas, que tendrán una correcta respuesta siempre que lo utilicemos en ubicaciones confinadas, ejerciendo así un fortalecimiento de la sujeción.

No tendría sentido utilizar este mortero en un lugar abierto, ya que dadas sus propiedades expansivas no daría la respuesta adecuada a lo que de él se solicita.

Dependiendo de las prestaciones que se requiera a los distintos elementos fabricados de hormigón, pueden constituir parte de la estructura de la edificación, o parte de áreas a las que exigiéndoseles resistencia, no formen parte de la estructura que sustenta dicha edificación.

Así, teniendo en cuenta la función que cumpla cada elemento, la reparación que se requiera se puede realizar con GECOL Reparatec R2, si se trata de una reparación cosmética en un elemento no estructural (bordillo, canto de un balcón, reparación de pequeñas coqueras, etc.).

Si la zona a reparar se trata de hormigón que forma parte de una estructura (un pilar, una columna que sustenta, un forjado, etc.) se debe solucionar utilizando GECOL Reparatec R4, que se trata de un mortero de reparación estructural de hormigón, que nos aporta mayor resistencia a las cargas que soporta.

Para la fijación de un revestimiento cerámico, se debe usar un adhesivo cementoso para baldosas cerámicas.

No sólo, no se pueden unir con un mortero (aunque sea refractario), sino que además, se deben tener en consideración las condiciones específicas que vamos a encontrar:

  • El soporte alcanzará importantes variaciones de temperatura (dependiendo de si la chimenea está, o no, en funcionamiento)
  • Las piezas cerámicas que resisten estas condiciones, suelen ser cerámicas con una baja porosidad.

Dadas todas estas particularidades, debemos utilizar un adhesivo que sea capaz de soportar estas situaciones extremas que nos aseguren una correcta unión entre el revestimiento y el sustrato, sin ver disminuidas sus prestaciones con el paso del tiempo.

Para ello, disponemos un adhesivo deformable de altas prestaciones técnicas como es GECOL Flexible premium.

En todas aquellas situaciones en las que se alcancen temperaturas altas, se debe utilizar un mortero refractario, ya que un mortero tradicional (cemento portland + árido tradicional) no las soportaría, sobre todo aquéllas que se alcanzan en la zona del hogar de la barbacoa.

GECOL Refractario está compuesto por cemento y árido refractario, cuya característica principal es que poseen un alto contenido en fundentes, que una vez alcanzada una temperatura elevada tiende a la vitrificación del mismo, evitando así su deterioro.

Los Sistemas de Aislamiento Térmico Exterior ETICS o SATE, consisten en la fijación de una placa aislante (EPS, XPS o lana mineral) al soporte del edificio y posteriormente, se reviste con el mismo mortero.

Es aconsejable que ambas operaciones se realicen con el mismo producto, desarrollado específicamente para tal fin.

Consistiría en el empleo de un mortero especial, formulado a base de resinas redispersables y armado con fibras, de elevada adherencia química, sobre el que se embebería posteriormente la malla de fibra de vidrio resistente a los álcalis.

GECOL Term es un mortero adhesivo para el montaje y revestimiento de paneles aislantes (EPS, XPS o lana mineral), fijado sobre la fachada a rehabilitar.

Gracias a su resistencia y granulometría fina, es el producto idóneo para el revestimiento, endurecimiento y acabado final de la placa aislante y malla.

Son muy significativas las ventajas que tiene la utilización de un producto cementoso como el GECOL Tabique cerámico, respecto a los utilizados en base yeso o escayola.

A grandes rasgos podíamos destacar:

  1. Se puede colocar en exteriores o en lugares con una humedad permanente (cocinas y cuartos de baños), puesto que una vez endurecido, no se degrada como los productos en base yeso o escayola, al ser atacados por el agua o la humedad.
  2. No es necesario un material específico en la posterior colocación de un recubrimiento cerámico, ya que el material de colocación y el adhesivo para cerámica son de la misma naturaleza.
  3. No ataca a los elementos metálicos presentes en una edificación, aspecto este, que si sucede con los productos formulados en base yeso o escayola.

Son frecuentes las ocasiones en las que nos encontramos muros de ladrillo o bloque de cemento, en los que las juntas no se encuentran perfectamente rellenas y en consecuencia, existen huecos de varios centímetros entre ellos.

Si para impermeabilizar un muro, empleáramos un mortero en capa fina, nos encontraríamos con la dificultad de tener que rellenar todos esos huecos vacios.

Lo más aconsejable es emplear un mortero impermeable en capa gruesa, mucho más consistente y que permitiría mejorar las condiciones de ejecución.

Para ello, la solución técnica pasa por el empleo del producto GECOL Imper-G.

Se trata de un mortero impermeabilizante en capa gruesa, formulado con cementos resistentes a los sulfatos y a las aguas agresivas, permitiendo gracias a su composición, cubrir los espesores suficientes para absorber las irregularidades del muro de fábrica de ladrillo o bloque de cemento.

Lo habitual sería emplear un mortero adhesivo al trasdós del cerramiento, y sobre este, fijar el aislamiento en base a una lana mineral.

Para la colocación de una lana mineral en el doble cerramiento, se debe utilizar un mortero adhesivo impermeabilizante que evite la penetración del agua, pero que mantenga la permeabilidad al vapor de la misma, permitiendo de esta forma una correcta transpiración del edificio, evitando condensaciones.

Para ello, el producto adecuado es el GECOL Lana mineral.

Se trata deun mortero hidrofugado, aditivado con plastificantes, que le permiten una elevada adherencia, tanto al soporte, como al aislante de lana mineral.

Debemos tener en cuenta diversos factores en la colocación de una pasta niveladora sobe un suelo con calefacción radiante:

  • Un estudio previo de la solera cementosa, normalmente realizada “in situ”, teniendo que realizar una imprimación endurecedora y tapa-poros, para la obtención de un soporte adecuado.
  • La utilización de una pasta niveladora, capaz de amoldarse a los gradientes de temperatura típicos de estos tipos de soportes con calefacción radiante.
  • El tratamiento de juntas, poniendo juntas perimetrales en esquinas y cambios de plano, altura o material, juntas de dilatación, entre huecos de puertas y juntas estructurales que presente la edificación.

El primer paso sería el de la aplicación de una imprimación de adherencia:

  1. GECOL Primer-TP es la imprimación endurecedora tapa-poros adecuada para la obtención de un soporte resistente, estable y con un grado de absorción óptimo.

Posteriormente, procederíamos a la utilización del mortero auto nivelante:

  1. GECOL Nivelante-F y GECOL Nivelante  G son pastas niveladoras de fraguado rápido y resinas redispersables, adecuadas para tolerar perfectamente los cambios de temperatura que se originan en el pavimento.

Nos encontramos con casos que los muros enterrados no son estancos, por lo que penetra agua a través de los mismos, pudiendo en muchos casos poner en peligro las instalaciones que protegen.

Éste agua va acompañada de sales disueltas del terreno, pudiendo producir diversas patologías que degradan el muro.

La mayoría de los impermeabilizantes tradicionales (telas asfálticas, pinturas bituminosas o los denominados cauchos), no resisten la contrapresión del agua que ejerce en el exterior del muro.

Sin embargo, los morteros técnicos GECOL Imper-F y GECOL imper-G son unos impermeabilizante cementosos, formulados a base de cementos especiales, que resisten las sales disueltas y aguas agresivas, así como la contrapresión del agua.

Debido a la naturaleza del vidrio, nos encontramos un nulo nivel de porosidad y en consecuencia deberemos emplear materiales diseñados para tal fin.

La utilización de un mortero cola, tampoco es recomendable por las elevadas retracciones de éstos, siendo además su aplicación complicada, puesto que tienden a abombarse debido al alto peso del bloque.

Habría que contar también con un elevado índice de pegajosidad del adhesivo, lo que dificulta su aplicación con la paleta.

Lo recomendable es la utilización de un mortero técnico como GECOL Glass. Estaríamos ante un mortero aditivado con resinas redispersables, de una gran consistencia y muy fino, ideal, tanto para el montaje, como para el rejuntado de bloques de vidrio, en una misma operación.

Normalmente, las humedades que aparecen en el interior de las viviendas a la altura del zócalo, son humedades denominadas por ascensión capilar.

Estas humedades son debidas a que el muro absorbe el agua contenida del terreno, ascendiendo ésta a través del muro buscando su evaporación.

A su vez, esta humedad arrastra las sales contenidas en el suelo depositándolas en la parte externa del muro.

Estas sales en contacto con la humedad se hidratan, aumentando de volumen y provocando la rotura interna del muro y sus revestimientos, llegando a la degradación del revestimiento.

En estos casos, se recomienda un saneado por completo del muro, llegando hasta el soporte base, eliminando las sales y demás impurezas con GECOL Desincrustante, y la aplicación posterior de GECOL Aqua mur, siendo este un mortero macroporoso que facilita que el muro respire, evaporando así la humedad proveniente por ascensión capilar.

El elevado índice de porosidad que presenta este producto, impide que las sales se depositen en sus cavidades y en consecuencia, una menor degradación del revestimiento final.

La terminación de este producto debe ser raspada o rústica, no permitiendo la terminación lisa, puesto que esta taponaría las cavidades por las que el muro respira

La principal diferencia radica en la forma de endurecimiento.

La cal aérea endurece en contacto con el aire, una vez ha perdido el agua de amasado y la cal hidráulica endurece en contacto con el agua.

A la cal aérea se le llama cal o hidróxido de cal – Ca (OH)2-- y la cal hidráulica se le denomina como un cemento natural blanco.

En cuanto al proceso de fabricación, la cal hidráulica necesita una mayor aportación de energía que la calcinación tradicional, en su proceso de transformación.

La cal aérea aporta una mayor trabajabilidad y flexibilidad debido a su elevada finura. También presenta una elevada porosidad, responsable para un efecto máximo de compensación de vapores de agua en la vivienda (mayor permeabilidad al vapor de agua), así como un mejor aislamiento térmico.

La cal hidráulica tiene mayor resistencia a la compresión, una mayor resistencia inicial y además tolera las transferencias de humedades y sales minerales.

Por todo esto se puede identificar como que la cal aérea es más “ecológica” que la cal hidráulica, por sus características de fabricación y de permeabilidad.

Principalmente la diferencia fundamental radica en la naturaleza de su conglomerante o agente endurecedor (cal o cemento).

Los morteros de cemento Portland, fraguan por la acción del agua y se caracterizan por poder alcanzar elevadas resistencias mecánicas en espacios más breves de tiempo.

Frente a estos, los morteros de cal (aérea o hidráulica), pueden fraguar indistintamente por la acción del aire, o del agua.

Entre sus principales características destacan el carácter ecológico gracias a las bajas emisiones de CO2 en su proceso de fabricación y por la elevada permeabilidad al vapor de agua, lo que previene el síndrome de edificio enfermo.

Existen en el mercado distintos tipos de mortero juntas, diseñados específicamente para el rejuntado de cerámica y piedra natural.

Sin embargo, en el caso de muros de piedra natural, no está recomendada la utilización de tales morteros.

Normalmente los morteros de juntas oscilan, en sus recomendaciones técnicas, en grosores máximos de aplicación de unos 20 mm.

Las piedras naturales, en este tipo de aplicaciones, suelen ser muy irregulares, tanto en sus grosores, como en sus formas, por lo que tanto sus espesores de aplicación, como su profundidad difieren de los niveles máximos mencionados anteriormente.

Por el contrario, GECOL Encintado es el mortero idóneo para la realización de este tipo de trabajos, gracias a sus aditivos y granulometría compensada que le confieren unas propiedades idóneas para su ejecución, tanto en los grosores, como en la profundidad establecida por dichas piedras naturales.

A grandes rasgos, las diferencias serían:

  1. Tamaño del árido:
  • Morteros de albañilería: tamaño máximo 1 – 2 mm
  • Hormigón seco: tamaño máximo 12 mm.
  1. Resistencias finales:
  • Morteros de albañilería: Según Norma EN 998-2 tipos GM-2,5, GM-5, GM-7,5, etc.
  • Hormigón seco: Según Norma EHE-08 tipos H-20, H-25, etc.

Estas diferencias nos marcan los principales usos para estos productos.

GECOL Sec silíceo  es una gama de morteros de albañilería, diseñados específicamente para la realización de recrecidos y soleras, levantamientos de muros de fábrica de ladrillos, etc.

Por otro lado, GECOL Hormigón seco  es válido para la realización de aplicaciones no estructurales de elevada resistencia, tales como: pavimentos, cimentaciones, rellenos, canalizaciones y diversas reparaciones y realización de tabiques de hormigón.

Para levantar muros de fábrica de ladrillo, se necesitan productos con una consistencia y resistencia, capaces soportar toda la carga ejercida sobre ellos.

En un régimen general, los morteros de revoco y los adhesivos cementosos, presentan en su formulación aditivos que les confieren ciertas prestaciones (que sea proyectable, resinas redispersables, aireantes, etc.), las cuales interfieren con las necesidades antes mencionadas y en consecuencia producirían fallos en cuanto a consistencia o resistencia en la ejecución del muro.

La gama de morteros de albañilería GECOL Sec silíceo, catalogados como GM-2,5, GM-5 y GM-7,5 según la Norma EN 998-2 “Morteros de albañilería”, según su resistencia final (2,5 N/mm2, 5 N/mm2 y 7,5 N/mm2 respectivamente), tienen las propiedades necesarias para la realizaciones típicas de estos trabajos de albañilería, tales como realización de recrecidos, levantamientos de muros, etc.

 

GECOL Primer-M es un puente de adherencia, destinado únicamente a la preparación de hormigones lisos y no absorbentes, antes de la aplicación de un mortero.

Está aditivado con cargas minerales, para favorecer una mayor superficie de anclaje al mortero aplicado.

GECOL Primer-TP es un puente de unión, que en su forma pura (sin diluir), se emplea para adherir una cerámica sobre otra cerámica.

También permite su uso diluido. En este caso sus usos se extienden a aplicaciones como agente tapa poros y consolidador de superficies de yeso, mortero y hormigón.

Política de Cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros, con el fin de mejorar nuestros servicios con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí